"Ordenando sin culpas: 8 cosas de las que deshacerte que no vas a extrañar

via Decora Estilo




Es todo un tema deshacerse de los objetos que tienen un valor emotivo. Es más fácil tirar las cosas que no te interesan, que tenés repetidas o que realmente no necesitás. Si estás en ese plan de ordenamiento que tanto postergaste, empezá con esta lista.  Creeme: no extrañarás una sola cosa una vez que las hayas tirado.

1-     Tazas: algunas personas coleccionan tazas espontáneamente, como los que juntan tarjetas de presentación o cajitas de fósforos. Llegan rápido -souvenirs al alcance de todos- fáciles de aceptar o brindar como regalo. Inofensivas al principio,  no se puede negar su tendencia a acumularse sin propósito alguno. Siempre usarás tu taza favorita, ignorando a las demás, que se quedan en el fondo de la alacena.

2-     Artículos de tocador de hotel: ¿Sos una de esas personas que se agazapa sobre el champú, el jaboncito y todo lo que te dan en el hotel y te entra en la valija, aunque no lo necesites para nada? Si tenés una enorme pila de esas chucherías amontonada por ahí, andá pensando en aligerar la colección.

3-   Medicamentos viejos: Resulta incómodo deshacerse de algo que compraste bajo prescripción médica. Pero la mayoría de las pastillas que tenés en el botiquín están irremediablemente vencidas, o bien no tenés ni la más remota idea de para qué sirven. Estoy a favor de estirar lo máximo posible el tiempo de vencimiento, pero por favor, tirá las que datan del 2005 y no tenés ni idea de lo que son!

4-      Jarrones: Se multiplican más rápido que los conejos, especialmente los que vienen de regalo con los arreglos florales y carecen por completo de personalidad. Si alguna vez te regalaron flores, sabrás que se trata de molestos intrusos entre la cristalería realmente útil. 

5-    Recipientes de plástico (tápers): Son baratos y asequibles, pero lo suficientemente valiosos como para que te aferres a ellos sin darte cuenta de que realmente no necesitás tantos como los que tenés. Tomate un momento para deshacerte de las tapas que sobran, de los que están manchados y de los que no usás nunca. 

6-    Descartables para fiestas: platos de cartón, servilletas y velas representan una promesa de veladas perfectas con amigos y amenas charlas que resulta difícil de resistir.  Organizá un buen número de reuniones y te encontrarás inundada de chucherías.

7-      Material para manualidades: el talón de Aquiles de cada aficionada a las manualidades es esa pila de tela, ese hermoso hilo esperando el proyecto perfecto y esos cincuenta tipos de pegamento. A este ritmo, tenés suficientes insumos para usar hasta el día del Apocalipsis, así que llegó la hora de recortar la colección, usarla o deshacerte de ella.

8-      Libros: No te preocupes por los clásicos, buscá los thrillers de edición económica que andan tirados por ahí, esos que estorban en tu mesita de luz o abarrotan innecesariamente las estanterías de la biblioteca. Muy probablemente no leerás otra vez ese libro, especialmente en la era digital. Liberate de almacenar una librería entera. 

Regalá estas cosas a tus amigos, donalas, intercambialas o reciclalas como puedas. Te garantizo que no tendrás remordimientos ni te arrepentirás.


Propuestas para lograr un comedor moderno y económico - LOS SÍ Y LOS NO! parte dos

Bueno, ya vimos las distintas combinaciones posibles en cuanto a muebles básicos de comedor refiere. Ahora, sólo les queda a los más estructurados mirar y mirar fotos en páginas de diseño para convencerse de que otra forma de decorar la casa es posible y hasta más conveniente en todo sentido.
Lo que vamos a hacer a continuación es enforcarnos en lograr un comedor fresco, moderno, cómodo y cálido gastando lo menos posible. Si se animan, acá están los TIPS.

MESA

No olvidar lo que ya habíamos dicho sobre el uso. Antes de adquirir o poner mesa principal pensemos seriamente el uso cotidiano que le daremos y cómo se llevará esta con el espacio. Las mesas cuadradas pequeñas, por ejemplo, son cómodas y quedan lindas en ambientes pequeños donde viven una o dos personas (incluso podemos pensar en la mesa de bar para el caso de un monoambiente). Existen medidas reducidas de mesa (o encargos a medida) que nos posibilitan colocar una mesa acorde a nuestra realidad. También está la opción de mesas extensibles. Pero fundamentalmente, lo que debemos esperar de la mesa del comedor es que sea noble y sólida.
En la propuesta low cost que les traigo me decidí por la mesa maciza de pino clásica. Lo ideal es elegirla rectangular y de bordes rectos (la suelen llamar Modelo Asia), como esta:





Demostrando que el pino tiene mucho para dar si uno sabe elegir, encontré esta mesa de corte escandinavo:

La pueden encontrar en venta  online acá


Creo que este tipo de mesa (pino macizo) es la mejor opción: por costo, durabilidad, estética y función. Si adquirimos una de esas mesas, debemos darle un tratamiento protector adecuado. En este caso, también hay opciones:

BARNIZADO SIMPLE: la mesa se somete a un proceso de barnizado incoloro, manteniendo la tonalidad original. Se puede hacer en un rato y con pocos elementos.

BARNIZADO CON COLOR: se puede elegir la tonalidad más adecuada para el ambiente, en las ferreterías encontraremos un abanico de posibilidades. Normalmente, las casas de muebles ofrecen este servicio de acabado por unos pesos extra.
En esta página encontrarán un útil paso a paso.



PINTURA CON ESMALTE SINTETICO: para usar este tipo de pintura hay que saber hacerlo. Este tipo de mesas quedan muy bien con una pintura blanca mate, algún color vibrante -como el rojo- o pastel -como el verde menta-. Incluso podemos apelar al uso de spray. Un buen latex es similar en cuanto a lo visual y mucho más práctico de aplicar.
Acá podés ver cómo trabajar con esmalte.




PINTURAS ARTISTICAS: para darle tonos y terminaciones más sutiles se pueden utilizar distintas técnicas: envejecido, decapado, veladura...






Mesas de madera recuperada

Anelti


Del estilo del inmueble y de nuestro gusto personal va a depender la elección del tratamiento que le demos a nuestra mesa.



SILLAS

Como ya dijimos en la entrada anterior, la opción de sillas es enorme. Pero hay modelos económicos y lindos por los que podemos inclinarnos a la hora de armar nuestro comedor.

EN MADERA...
Si el estilo elegido es un poco country, romántico, colorido, con la mesa decapada o pintada en blanco/tono pastel, lo ideal es conseguirse sillas usadas de madera y pintar de varios colores pastel o de blanco. Nuevas, sugiero estos modelos en pino, que son livianas visualmente:




Y si se trata de una casa de gente joven o hay que guardar sillas por si vienen visitas, no me parece mal apelar a las plegables:


Todas estas sillas, pintadas y con el agregado de almohadones coloridos, pueden dar un efecto super cálido, femenino y muy alegre.




Salvando las distancias con el palacete de la foto, si nos enfocamos en el juego de comedor, veremos que es super sencillo de lograr.

Siguiendo dentro de este estilo, se puede barnizar la mesa en color caoba o nogal y pintar  las sillas en sintético o latex de colores vibrantes, o bien en blanco. También se pueden combinar con sillas en tonos madera u otro tipo de asiento.




CON CARCAZA DE PLASTICO/ACRILICO

Es muy usual hoy en día ver comedores super modernos que apelan a la combinación mesa rústica más sillas con carcaza plástica (acrílica). Los modelos que se ven en las revistas de decoración incluyen costosas sillas de diseño, pero creo que es perfectamente posible replicar esta tendencia con lo que nos ofrece el mercado local.
Si no se puede con estas bellezas estilo Herman Milles Eames que serían lo ideal....

















...las simil Jacobsen nunca fallan, con dos o cuatro es suficiente:



Modelo ONE

Modelo JIM




Este diseño también es muy adecuado para lograr un estilo contemporáneo y atractivo:



Multilaminadas: cumplen

Sin dudas, mis favoritas dentro de este rubro, por precio (nuevas o usadas) y por su clásico y popular estilo Hille Robin Day que nos remite al club de barrio y a la infancia, son estas (vienen también en turquesa!):


Recontra accesibles, estas opciones son bastante decentes, ideales para el primer inmueble alquilado al que se le quiere poner onda gastando lo mínimo:








Si tienen con qué, encaren este tipo de sillas, bellísimas y retro (hay muchos modelos): Laboratorio de objetos




Los ambientes que se pueden lograr con esta combinación de mesa simple de madera más sillas con carcaza plástica son los siguientes:





BANCOS Y BANQUITOS

Como ya dijimos, un rústico banco de madera a lo largo de un lado de la mesa del comedor puede quedar bien, resultar práctico y es de lo más económico, ya que reemplaza a dos o tres sillas. Y en lo que es deco actual, se ve bastante.

Baratísimos




Uno de estos bancos (de exterior) puede colocarse sin problemas en el comedor diario. Se puede pintar o colocarle almohadones-






Y también tenemos opciones de banquitos, ya que no siempre necesitamos sillas para todos los que se sienten a la mesa (ideal espacios jóvenes). Nuevos, usados, a reciclar, de donde sean, pueden llegar a quedar bárbaros.




Si hay mucho ajuste de cinturón, uno de estos -el de color verde preferentemente- super barato!

Y cualquier banquito -plegable o no- de madera que se pueda decorar a gusto estaría muy bien!




Espacios con banquitos:











Propuestas para lograr un comedor moderno y económico - LOS SÍ Y LOS NO! parte uno

En esta ocasión, daremos algunos tips para lograr tener un ambiente de comedor contemporáneo, cálido y vistoso sin agotar hasta el último centavo de nuestra billetera. Más vale maña que fuerza -dicen- y en la decoración esto es perfectamente aplicable.

Uso cotidiano
Lo primero que hay que determinar para armar un comedor a nuestra medida es el uso real que se le va a dar. Esto vale para todos los ambientes a decorar. Porque no estamos hablando de estilo, sino de comodidad y aprovechamiento del espacio. Recuerdo las casas de mis abuelos, por ejemplo. Una de ellas, tenía un comedor impecable: amplia mesa con pesadas sillas, aparador repleto de vajilla y mantelería, una araña y hasta un jueguito de sillones. Lo extraño es que la puerta de esta habitación permanecía cerrada todo el tiempo: con excepción de algún cumpleaños, jamás se usaba. La casa de mis otros abuelos hacía lo mismo con la habitación del living (con tocadiscos y vitrina incluidos), excepto para hablar por teléfono nunca se abría, y mientras... pasábamos las horas todos amuchados alrededor de la mesa de la cocina. Habitaciones muertas de la casa, frías, inmaculadas, deshabitadas... una cosa que realmente no tiene sentido. Si bien hoy en día hay más conciencia sobre el uso de los metros cubiertos de una vivienda siempre va a estar el que quiere poner un juego de comedor enorme o - por ejemplo- armar este espacio en un lugar con poca luz, aunque se use todo el día.
Por eso, antes de planificar dónde y como, antes que aceptar una mesa de herencia, un super regalo familiar o darse el gusto de ese juego de comedor que vi en alguna parte, pensemos: qué uso le vamos a dar al comedor? (comer, trabajar, reunirnos con amigos, hacer los deberes?), cuántas personas lo van a usar en el día a día? necesitamos luz natural? cómo deseamos que se relacione con los demás espacios de la casa? en qué estilo de casa vivo? Estas preguntas que parecen tan básicas muchas veces son pasadas por alto, y luego nos encontramos con espacios reargados, comedores a trasmano o ambientes desaprovechados.

 ¿Juego de qué?
Aceptémoslo: el juego de comedor ya fue. Con contadas excepciones, eso de mesota y ocho o seis sillas ya pasó de moda.
No solamente se pueden poner sillas diferentes (queda re canchero) sino que colocar una mesa y sillas de distintas orígenes es una salida posible. Esto resulta mucho más dinámico y nos permite pensar el espacio de otra manera, al evitar ese abarrotamiento de sillas que mayormente no se usan.
Por otra parte, las ofertas populares de juegos de comedor son berretas, caras y falsamente modernas. Mejor escapar a esta tentación, por más que te lo quieran vender en cómoda cuotas.



ESOS rotundos NO











ALGUNOS JUEGOS DE COMEDOR QUE SÍ 

En cambio, si tuviste la suerte de heredar o conseguir algo así, es buena idea quedárselo:


Lo mismo con estos juegos que son de buena calidad, frescos y para nada recargados. Aunque insisto: hoy en día es muy poco común ver algún juego completo (mesas y sillas) homogéneo, actual y visualmente liviano.



O estos, que son más baratos y sencillo, pero neutros y pasibles de ser complementados con almohadones al gusto de los dueños de casa:



Opciones de combinación de mesa y sillas

Retomando la idea de la practicidad, hay que elegir el mínimo de sillas posible de acuerdo a su uso y también pensar en el espacio: nada debe resultar recargado o pesado.
Yendo a las categorías más simples de combinación, acá van unas fotos especialmente dedicadas a los que no se deciden a romper con el dichoso juego de comedor.

MESA DE UN ESTILO MAS SILLAS TODAS IGUALES DE OTRO








MESA MAS SILLAS IGUALES, PERO DE DISTINTO COLOR



SILLAS DIFERENTES PERO DEL MISMO COLOR






 LAS SILLAS, TODAS IGUALES MENOS UNA

Y por si las combinaciones le parecen pocas, seguimos....

SILLAS PAREADAS








Si con estos ejemplos no se convenció de que en decoración actual todo puede quedar lindo, llegamos a donde teníamos que llegar:  TODAS LAS SILLAS DISTINTAS!










DE UN LADO, SILLAS, DEL OTRO: UN BANCO

Esta opción es muy recomendable en los casos en los que hay que optimizar el espacio. A veces suecede que el comedor no es espacioso, entonces tener un banco contra la pared me permite arrimar la mesa y usarla a diario  de un solo lado, y sólo correrla en caso de visitas. Otra de las opciones posibles es colocar canastos de guardado bajo el banco o construirlo con tapa. De esta manera, voy a optimizar mis espacios de guardado. Se puede poner un banco bien rústico, siempre queda bien. Y si les gustan los detalles, pequeños almohadones al crochet o con telas andinas. Por otra parte, podemos ver que hay espacios más adecuados que otros para esta elección, como lo son los ambientes con una gran ventana (bajo la cual queda perfecto el banco) o con rincones.








Como hemos podido ver, las opciones son variadísimas. Además de darle personalidad a los ambientes, el hecho de salirse del dichoso juego de comedor, tiene grandes ventajas a nivel económico: los negocios de compra venta, los usados por internet, las oportunidades en casas de diseño, las herencias familiares (y aún la calle!) son grandes oportunidades de hacerse con un mueble distinto, original y único que (reciclado mediante o no) le dé el toque especial a nuestro comedor sin gastar demasiado.